sábado, 20 de marzo de 2010

CRÓNICA DE UNA FIESTA


El pasado 26 de Febrero la Fanfarria Korapilo y algunos de sus fantásticos colaboradores (gracias, Mari Jose) quedamos a las 5 de la tarde en la Escuela para ir a tocar a la Residencia de Getxo. Nos repartimos en coches y nos lanzamos a la aventura.
La llegada fue apoteósica, ¡había hasta fotografo! :-P. Me recordó un poco a la llegada de artistas a la alfombra roja en los Oscars de Wollywood. (Mirad en las fotos de la residencia de la 1 a la 5 y la 24).
Entramos y antes de ir a la habitación donde dejamos nuestras cosas (fundas de instrumentos, chamarras,...etc) vimos que ya estaban todos sentados en el salón esperándonos, y se les veía con ganas de fiesta e impacientes.
Mientras llegaban Mari Jose y Rafa, (este último no pudo venir hasta que no acabó su clase en la Escuela), repasamos las últimas instrucciones y aclaramos las últimas dudas de la actuación. Queríamos hacerlo bien. (Fotos de la 6 a la 8).
Por fin llegaron Rafa y Mari Jose y empezamos a tocar las primeras kalejiras, las primeras jotas, las primeras porrusaldas. En definitiva, empezamos a caldear el ambiente que estaba un poco frío al principio. (Fotos de la 9 a la 16).
Los menos tímidos empezaron a acompañarnos con sus bailes, pero eran pocos, necesitábamos más. Había que motivarles, así que ni cortos ni perezosos nuestros fanfarreros se liaron también a bailar y montaron una cadeneta a la que se unieron muchos. ¡Me dejaron solo! (Fotos 17 y 18).
La timidez estaba superada y la "pista de baile" llena. (Foto 19). Quiero hacer una mención especial de la señora que está a la izquierda de la foto con un jersey granate y un vestido negro con lunares blancos. !Es estupenda! Siempre que vamos baila desde la primera canción hasta la última, ella sola, no necesita a nadie, sólo un poco de música y no hay quien la pare. Y puestos a hacer menciones, también hay que dar las gracias al señor que se pasa toda la actuación a grito limpio, animándonos y resaltando lo bien que suena cada canción. No tenemos foto de él, sólo aparece en la foto 23 a la izquierda, pero le tapa la esquina del atril. Para la próxima le haremos una foto bien hecha para que le conozcáis.
Ya con la pista llena resultaba muy fácil y muy gratificante tocar !y bailar¡ porque el rato en el que los acordeonistas les regalaron un tango y un vals, nuestras amigas Mari Jose y Amaia se lanzaron a la pista como locas, (foto 23), contagiadas por un no sé qué. (Por cierto Amayita ¿un curso de baile? :-P).
Así que llegó el final y no nos dimos ni cuenta.
Nos despedimos con una última kalejira, nos dieron las gracias con un fuerte aplauso y nos fuimos a la habitación donde teníamos todos nuestros trastos.
Los comentarios, los chascarrillos, las impresiones sobre la actuación que vinieron después no forman parte de esta crónica, quedan para nosotros, :-P. Pero si queréis saber cuáles son esos comentarios, esos chascarrillos, esas impresiones, es muy fácil, ya que sólo tenéis que experimentar una actuación como ésta. Así que ¡ánimo!

1 comentario:

Juanma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Se ha producido un error en este gadget.